Aún sigue la investigación.

No fue una confusión sino una decisión médica, quizás cuestionable y es lo que se está investigando con toda la profundidad y seriedad que amerita el caso del niño Jonathan Valdez Ayala, que tiene un tumor de cáncer maligno congénito en estado muy avanzado en el ojo izquierdo, pero le fue extirpado el ojo derecho

Esta afección por su naturaleza tiende a afectar no sólo los dos ojos, sino también la salud del niño en general.

Así lo dijo, Jaime Zaldívar, Coordinador de Unidades Médicas de Alta especialidad del IMSS, al trasladarse a Ciudad Obregón, Sonora donde aclaró el viernes pasado el niño fue intervenido quirúrgicamente, pero el médico tratante decidió intervenir el ojo derecho y no el izquierdo.

“El doctor debió haber salido del quirófano a consultar a los padres antes de tomar esta decisión. No siguió los protocolos del IMSS y por esta razón el doctor está suspendido y está siendo investigado y se va a llegar hasta las últimas consecuencias.

Además de la investigación institucional, existen investigaciones en el Órgano Interno de Control, la PGR y la CNDH y el Instituto está cooperando con ellas.

El especialista aclaró que el menor tendrá los mejores cuidados posibles y la atención médica asegurada de por vida.

Se realizan las investigaciones del caso y en el momento en el que se cuenten con todos los elementos sabremos con exactitud si la decisión del médico fue la correcta. Que no quede duda de que el IMSS llegará al fondo de este caso.