En Estados Unidos, una familia disfrutaba de un día en la playa cuando de repente quedaron atrapados en una corriente, todo parecía perdido, pues no había salvavidas y las personas que luchaban contra el agua comenzaban a agotarse.

Los hechos tuvieron lugar en la playa de Panama City, al norte de Miami, donde una pareja se percató de lo que sucedía, por lo que pidió el apoyo de los policías, quienes decidieron esperar a que llegara una lancha a realizar el rescate.

Sin embargo la mujer identificada como Jessica Simmons y su marido, decidieron que no se quedarían de brazos cruzados, por lo que inmediatamente organizaron una cadena humana, en la que participaron unas 80 personas, quienes lograron sacar del agua sanos y salvos a todos los miembros de la familia que estaba a punto de morir.

Eran cinco las personas que estaban en peligro, tres de ellas fueron llevadas al hospital, sin embargo solo la madre tuvo que quedarse hospitalizada debido a que sufrió un paro cardiaco.

Una historia que pudo terminar en tragedia, tuvo un buen término gracias a la rápida acción de los bañistas.