Ante las amenazas, chantajes y condicionamientos por parte de la sección 22 de Oaxaca de la CNTE  a beneficiarios de Prospera, la Secretaria de Desarrollo Social, tomo la determinación de exentar de manera temporal  a los beneficiarios de este programa de la certificación de asistencia escolar, ya que no se puede permitir la manipulación perversa de los recursos destinados a las familias más pobres en este caso de Oaxaca.

En conferencia la titular de la dependencia federal Rosario Robles Berlanga, detalló que de acuerdo a denuncias presentadas por los beneficiarios en su mayoría mujeres, los maestros obligaban a las madres de los niños a acudir a marchas o plantones y de negarse, no certificaban la asistencia de los niños a clases, condicionante para la entrega de  mil 800 pesos que reciben cada dos meses.

De esta cantidad 845 pesos corresponden al apoyo alimentario y 955 pesos son un apoyo a la educación, por lo que de no ceder a las presiones de los integrantes de la CNTE, los profesores reportaban que los niños no asistían a clases y por lo tanto los recursos no eran entregados.

En su momento Paula Hernández Olmos, coordinadora nacional  de Prospera, denunció que más de 200 mil familias fueron presionadas por parte de los maestros de la CNTE.