Al señalar que las heridas ocasionadas a habitantes de la comunidad de Ostula, municipio de Aquila, en Michoacán, en un ataque a civiles por parte del Ejército, en el que perdió la vida un niño de 12 años, fueron con esquirlas, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, adelantó que continuarán con las reuniones con las autoridades locales, ya que las investigaciones están en proceso.

Al presentar un cuestionario sobre un proyecto de ley general para la búsqueda de personas no localizadas y la prevención y sanción del delito de desaparición forzada, destacó que “la información que nos hizo llegar el procurador es que todas las heridas fueron producidas por esquirlas las mortales y de las personas que resultaron heridas, lo cual le da una connotación con características especiales, hay una investigación en proceso”.