Este jueves en la Ciudad de México, entró en vigor la regulación a empresas como Uber y Cabify que a través de aplicaciones móviles, ofrecen servicio de taxi particular.

De acuerdo a lo establecido por el Gobierno del Distrito Federal en la Gaceta Oficial, todas las unidades que presten este servicio, deberán registrarse ante la Secretaría de Movilidad, para lo cual tendrán que pagar 4 mil 617.50 pesos, así como mil 599 por vehículo.

Las empresas deberán aportar 1.5 por ciento del costo de cada viaje sin afectar la tarifa a usuarios. Ese dinero se destinará a un fondo para el taxi, la movilidad y el peatón.

Los operadores deben contar con un permiso especial, haber recibido capacitación y tener asegurado el vehículo, cuyo costo mínimo de factura debe ser de 200 mil pesos.

Asimismo los vehículos deber contar con calcomanía cero y ser cómodos y amigables para los usuarios, es decir, tendrán que ser de cuatro puertas, tener aire acondicionado, cinturones de seguridad para todos los pasajeros, bolsas de aire delanteras y radio.

Además, no se les permitirá recibir pagos en efectivo, el subarrendamiento de vehículos concesionados, hacer base ni el uso indebido de la vía pública.