Así dice la Central Campesina Cardenista.

A pesar de los esfuerzos realizados para lograr el equilibrio entre las variables de población y medio ambiente, el crecimiento de las urbes ha repercutido de manera negativa en la conservación de recursos naturales como los árboles y suelos, tal es el caso del Distrito Federal donde cada año se pierden entre cinco y seis mil árboles, así lo dijo el Secretario General de la Central Campesina Cardenista, Max Correa Hernández.

Ante ello, propuso al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, impulsar campañas permanentes de reforestación y de información, a efecto de crear conciencia en la sociedad, sobre la importancia de la preservación de los árboles y de los suelos.

Fue así que alertó sobre la urbanización la cual se ha convertido, con el 3.5%, en el principal factor de la pérdida de la función productiva de los suelos, que es uno de los tipos de la degradación física de los suelos.