Aproximadamente a las 19:15 horas llegó el avión de Alitalia que trasladó al Papa Francisco de La Habana, Cuba a la Ciudad de México.

 

Entre mariachi, porras y aplausos, el pontífice fue recibido por el Presidente Enrique Peña Nieto y la Primera Dama Angélica Rivera al pie de las escalerillas de su avión.

 

Francisco bendijo un cofre con tierra de los 32 estados de la República, acto en el que participaron cuatro niños de los estados de Oaxaca, Puebla, Veracruz y Jalisco.

 

Como acostumbra rompió el protocolo de seguridad para acercarse a los feligreses

 

El Santo Padre sostendrá una reunión privada con Peña Nieto y su esposa. Al término de ese encuentro, el Pontífice saludará al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

 

Posteriormente se trasladará a la Nunciatura, donde pernoctará en sus estancia  en nuestro país.