Comerciantes en pequeño de la ciudad de México denunciaron que son víctimas de “mordidas” de inspectores falsos.

Así lo denunció el presidente de la Cámara de Comercio en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope) Gerardo López Becerra explicó que estos inspectores de manera unilateral piden desde 500 hasta 3 mil pesos, para no cerrar un negocio.

 

Ante esto alertó a los dueños y encargados de los comercios y empresas familiares en la capital del país, a tomar las medidas pertinentes para evitar ser sorprendidos por falsos inspectores que están visitando  giros mercantiles bajo una supuesta revisión de la documentación del establecimiento o entregando requerimientos inexistentes, buscando con ello intimidar al personal.

 

Agregó que este tipo de “mordidas” y los “supuestos inspectores”, han surgido después del proceso electoral del 7 de junio, por los vacíos de funcionarios que ya se observan en prácticamente las 16 delegaciones políticas, pero es en la Cuauhtémoc donde más se abusa del comercio formal.

 

En conferencia de prensa, dijo que los inspectores utilizan credenciales apócrifas y documentos con sellos falsos, inclusión del Sat y la Shcp argumentando que verifican su inscripción al RIF, por lo que aclaro a los comerciantes que no se dejen engañar ya que la autoridad fiscal no lleva a cabo este tipo de verificaciones.