Ante la negativa de autoridades capitalinas de atender a comerciantes desalojados del Mercado de Pulgas en San Antonio Abad, los inconformes acudirán a buscar apoyo de diputados locales para que se establezca una mesa de diálogo.

Los inconformes aseguran que no todos operan de forma irregular por lo que exigen regresar a sus locales, así como el retorno de sus mercancías.

Sin embargo, no descartan la posibilidad de aceptar ser reubicados dentro del Centro Histórico, así como de migrar a la formalidad, algo a lo que nunca se han negado.

“Hoy seguimos manifestando que si no se nos ha regulado es porque hay un vacío de autoridad en el GDF y en la jefatura delegacional, nunca nos hemos negado a que los compañeros paguen el impuesto”.

Así lo dijo David Arévalo, líder de los más de mil 500 comerciantes que fueron desalojados de unos 400 locales, y a quienes hace una semana se les decomisaron, dijo, entre 15 y 20 toneladas de ropa de paca y no las 390 que informó la Secretaría de Gobierno.