La Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados analizará una iniciativa de reforma a la ley de instituciones de crédito

Dicha reforma tiene el propósito de eliminar cobros por operaciones internas e interbancarias de disposición en efectivo y consulta de saldo de tarjetas de crédito y débito, en cajeros automáticos.

Asimismo, se propone eliminar el porcentaje que se cobra por la cantidad a disponer en efectivo con tarjetas de crédito.

De acuerdo con el documento presentado por los diputados Braulio Mario Guerra y Raúl Dominguez, no existe un tope a esos cobros, ya que las tarifas están entre 8 y 40 pesos por disposición de efectivo; y de 7.50 a 12 pesos por consulta de saldo.

Datos del Banco de México, refieren que en 2015 se realizaron cerca de 436 millones de operaciones en cajeros automáticos, 431 millones corresponden a tarjetas de débito y 5 millones a tarjetas de crédito.

La condusef señala que 12% de las operaciones realizadas con tarjeta de crédito corresponden a disposición de efectivo, por las que se cobra entre 4.5% y 10%; y, si la operación es interbancaria, el tarjetahabiente deberá pagar la comisión respectiva, además del interés diario hasta que liquide la cantidad de la que dispuso.

Los dispensadores electrónicos, son uno de los principales puntos de contacto entre usuarios y servicios financieros, pues realizan operaciones sin necesidad de ir a la sucursal y el argumento para cobrar esas comisiones es que permitirá incrementar la red y cubrir costos operativos.

Sin embargo, de acuerdo con información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, México ocupa el tercer lugar con menos cajeros automáticos en una valoración de 21 países, con 342 cajeros por cada millón de personas.

En zonas rurales, hay ciudadanos que tienen acceso sólo a un cajero que no necesariamente es del banco que emitió su tarjeta, por lo que pagan comisión por disposición de efectivo, además del costo de traslado para llegar a un cajero.