Luego de un trasplante exitoso.

Cuando un mal diagnóstico apaga la esperanza y las horas en que el deseo de morir es más fuerte, sólo se espera un milagro. Y eso ocurrió con Ithze Bethzavee Vázquez, de 28 años, quien después de un trasplante de riñón el jueves pasado, este lunes por la noche fue dada de alta así como su donante César Guilbert, de 35 años, originario de Chihuahua, quien por la pura voluntad donó su riñón.

Sonriente y con buen semblante, como si no hubiera sido trasplantada, Bethzavee junto con su esposo Juan Carlos, disfrutarán de una segunda oportunidad… y con el deseo de dedicar su tiempo a ayudar a más gente con este problema…

Por lo que agradecieron a sus amigos, a los médicos, a sus familiares pero sobre todo, a aquellas personas que sin conocerlos los apoyaron, “empezamos a subir por medio de Facebook una página Es por Amor, empezamos a platicar la historia, y la verdad hay gente que no me conoce, que nunca ha platicado conmigo y nos ayudaron sin nada más”, contó Bethzavee.

Si bien la salud de Bethzavee mejorará, ya que su cuerpo aceptó muy bien el riñón de Cesar, ahora tienen una deuda de 120 mil pesos, de honorarios médicos, después de haber pagado alrededor de 4 millones y medio de pesos, desde que inició su viacrucis hace dos años hasta el día de hoy con la operación.

Por ello, es que si quieres seguir ayudando a esta familia de jóvenes, entra a la página www.esporamor.com.mx,  donde podrás adquirir paquetes de playera, gorra y pulsera con esta leyenda para recaudar fondos. “Comenzamos con la venta de pulseras, cosas sencillas, una pulsera, una playera, una gorrita que cuestan 250 pesos, esto era para los gastos de la operación, ahorita se nos excedió el gasto, y lo tenemos que pagar, y las cosas ya están hechas y las tratamos de distribuir”, explicó Juan Carlos.

O bien realizar depósitos a la cuenta de 5256781159856496 de Banamex a nombre de Ithze Bethzavee Vázquez

También César Guilbert, fue dado de alta, un hombre que dice haber vencido al miedo… con amor a sí mismo y a la vida. Espera  regresar el próximo jueves a su ciudad natal para restablecerse de la operación, continuar con su trabajo en las bienes raíces… y seguir fomentando la importancia de la donación

“No podemos decirle al mundo dona porque si no estás mal, pero hay otras cosas que se puedan dar, la inspiración que nosotros queremos dar a través de esto, es que no solamente es donar un riñón, es donar tu empatía, tu compasión, tu responsabilidad”, señaló.