En marcha el programa de renovación del parque vehicular de ambulancias del IMSS, con las primeras 300 de las 1,500 que en los próximos años permitirán garantizar el traslado de 1.6 millones de pacientes al año y sus acompañantes, en todas las delegaciones del Instituto en el país.

El IMSS compraba toda su flota vehicular, lo que además del gasto en la compra, generaba altos costos de operación, aseguramiento y mantenimiento.

Mediante un esquema de arrendamiento integral competitivo y transparente, de licitación pública nacional acompañada de un testigo social, el proveedor del servicio es el responsable de garantizar que el IMSS tenga ambulancias de forma permanente, además se hace cargo de los trámites administrativos y los costos en que se incurre cuando alguna se descompone.