Las demostraciones de artes marciales siempre son peligrosas, no importa quien las practique. Inclusive se deben tomar medidas de seguridad muy estrictas para que nadie resulte herido.

En la India, un “artista marcial” intentó hacer un truco con los ojos cerrados durante un festival. El sujeto golpeó varios objetos en el piso colocados alrededor de dos voluntarios. Sin embargo, algo salió mal y un voluntario fue golpeado en la cabeza con un martillo.

Afortunadamente todo quedó en el susto y el afectado se fue caminando con un fuerte dolor.