Organizaciones de la sociedad civil aseguran que como parte de la crisis de derechos humanos que se vive en el país, se hacen evidentes los ataques contra defensores que protegen a las pequeñas comunidades rurales contra grandes proyectos empresariales, como lo explica la activista Elena Villafuerte.

“Muchos de estos están vinculados con defensores de comunidades indígenas y de comunidades rurales que van en contra de mega proyectos, en este sentido hay una empresa también involucrada en la construcción de los mismos.”

En conferencia de prensa representantes de diversas organizaciones exigen que tanto el estado como las direcciones de las empresas den ejemplo de que no pueden tolerarse este tipo de ataques.

“Se han reportado un total de 615 casos de violaciones a los derechos humanos cometidas contra defensores de derechos humanos incluyendo 36 asesinatos.”