Tras una investigación realizada por Grupo Acir en donde se reveló que dependencias federales y locales obligan a sus trabajadores a aportar ciertas cantidades a la colecta nacional de la Cruz Roja, el secretario de Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, aseguró que esta conducta no se puede permitir.

“Podríamos orientarlos en la Procuraduría Federal de la defensa de los derechos de los trabajadores y desde luego ayudar en todo lo que se pueda porque a nadie se le puede coaccionar por más buena causa que haya a que entreguen una aportación si alguien no la quiere dar.”

El funcionario federal advirtió que de comprobarse este tipo de prácticas podría incluso abrir sanciones para quien obliga a los trabajadores a llevar a cabo este tipo de aportaciones.

“Sí, desde luego si las contralorías conocen estos temas y las faltas son graves, podría haber sanciones.”