De acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), anualmente mueren 90 mil mujeres en México a causa de un infarto.

La tasa de mortalidad femenina ha aumentado debido a que los síntomas de este padecimiento, en la mujeres son confundidos con dolor de cabeza o en la boca del estómago, fatiga o simple cansancio.

Julio Morfín, miembro del Colegio Mexicano de Especialistas en Obstetricia y Ginecología, explicó que la hipertensión es el principal riesgo para que una mujer sufra un infarto, seguido del tabaquismo; sin olvidar que la menopausia aumenta la incidencia de los padecimientos cardiovasculares.

Por su parte, el Instituto Nacional de Cardiología, estima que una de cada tres mujeres adultas muere a consecuencia de un infarto.