Luego de que el conductor forzará la máquina de un Lamborghini para hacer mucho ruido. El carro se empieza a incendiar sin que su dueño pueda hacer algo al respecto.

Una gran moraleja para no andar forzando las máquinas.