El samurai japonés Isao Machi ha logrado partir en dos una bola de tenis que iba a una velocidad de 160 km por hora.