Así fue el emotivo reencuentro de dos niños huérfanos separados en un orfanato chino

Hannah y Dawson son dos amiguitos que se conocieron en el orfanato de Changsha (China). Son dos pequeños que crecieron sin padres por haber sido abandonados.

Dawson por sufrir de hidrocefalia, que provoca el crecimiento desmedido de líquidos en el cerebro. Y Hannah nació con labio leporino, un labio ‘partido’. Inseparables desde el orfanato, ambos fueron adoptados por familia americanas distanciadas.