En el Lago Tahoe en Sierra Nevada, California fueron captados una familia de osos que entraron al lago a refrescarse, para después salir y regresar a su hábitat.