Este gatito se mantiene sobre sus patas mientras espera recibir un poco de comida ya que la tiene cerca el minino hace aplausos como agradecimiento o emoción.

El gatito gris y blanco es adorable y nos demuestra que no solamente los gatos saben poner caras bonitas y encandilar a la gente por su belleza, sino que también son capaces de aprender habilidades poco comunes en su especie. El caso es que los ‘aplausos’ de este felino son más un intento por alcanzar la comida que por alegría.