En este vídeo puedes ver la reacción de los uniformados cuando los ciudadanos se acercan a bromear con ellos, sin perder el respecto interactúan de forma divertida.

Un ejemplo de que la justicia no está peleada con la diversión.