Una mujer que salía apresuradamente de un centro comercial vivió un bochornoso momento debido a que no se percató de la existencia de una puerta de vidrio giratoria con la que acabó estrellándose.