Dos niños de 12 y 15 años, intentaron robar una tienda en Kaitaia, Nueva Zelanda, la encargada al ver lo torpes que eran los niños con las armas los ahuyento con una escoba que tenía a la mano.