En las orillas de la playa Bonfil, en la zona Diamante de Acapulco, fue encontrado una especie marina muerta de cuatro metros de largo que causó asombro y admiración entre los turistas y lugareños.