Este gato tuvo que compartir su cama con un cuyo, pero no lo hizo nada contento, y constantemente hizó berrinches por lo sucedido.