“Chilanga banda” – Jaime López y José Manuel Aguilera (Odio fonky. Tomas de buró, 1993)

Sin saberlo, en 1993 Jaime López y José Manuel Aguilera confeccionaron un álbum que sentó un valioso precedente en lo que refiere a las producciones discográficas caseras con un nivel muy profesional.
Su nombre: Odio fonky. Tomas de buró, un auténtico disco de culto dentro del rock hecho en México. Compuesto por canciones con nombres como “Nuestro amor es ese gato negro muerto en el baldío”, dejaba claro que era algo diferente a las propuestas de las disqueras multinacionales.

El trabajo surgió a raíz de una colaboración entre ambos músicos, que en un principio iba a ser una especie de radionovela. Las grabaciones y esbozos tomaron otro rumbo y dieron por resultado un total de 16 canciones, con “Chilanga Banda” erigiéndose como una de las más representativas.

Interpretado casi a capella, el tema en cuestión es un ejercicio lúdico y lingüistico que se enfoca en la letra ‘CH’; un rap inspirado en la imaginería urbana de la Ciudad de México: sus tribus, su léxico, su cultura citadina tan singular. Toda la canción es un homenaje a la banda, al barrio.

Tres años más tarde, Café Tacuba grabaría su propia versión y se encargaría de extender su popularidad, al grado de que no fueron pocos los que pensaron que la composición era de su autoría. No obstante, carecía de la espontaneidad, ingenio y el toque genuinamente ñero de la versión original de López y Aguilera.

Bien lo había apuntado Botellita de Jerez: Naco es chido.