Para salvar un negocio, alguien tuvo que regresar de la muerte. Quién?

Sherlock Holmes. Doyle lo resucitó por la caída de suscripciones en la revista que lo publicaba.