¿Qué costumbre cotidiana era considerada como políticamente peligrosa por algunas monarquías europeas?

R: El café fue prohibido por algunas monarquías absolutistas por “fomentar el pensamiento radical”.