De ciertos paseos mañaneros en el occidente de México, aparece un gran compañero de parranda. ¿De qué estamos hablando?

Respuesta: Antiguamente se paseaba a caballo con un vasito amarrado al cuello para tomarse un tequila en el “caballito”.