Los crudos del mundo le deben mucho a un sobreviviente de la Rusia zarista y a la mesera de un bar. Por qué?

R: El vodka de un expatriado ruso, curiosidad de un cantinero y una mesera llamada Mary: el Bloody Mary.