¿Por qué, según críticos el mejor pintor de 1964, Pierre Brassau, no firmaba sus obras ni se dejaba retratar?

Pierre era en realidad un chimpancé y formó parte de una broma hacia la crítica “especializada”.