Trabajar sobre tu inteligencia emocional te brindará muchos beneficios, especialmente en tu entorno laboral y profesional, puesto que se requiere para resolver problemas o conflictos, poder negociar o comunicarte de manera eficaz con tus compañeros. Es decir, aprender a manejar tu inteligencia emocional te ayudará a trabajar en equipo de forma exitosa.

Cuando hablamos de inteligencia emocional hacemos referencia a la habilidad que poseemos para manejar nuestras emocionas, y en algunos casos de la los demás al tratar de entender, seleccionar las más adecuadas para cada situación, con el propósito de conseguir los mejores resultados, no sólo para nuestro trabajo, sino también para nuestra vida.

Aprender a controlar este tipo de habilidad nos traerá tantos beneficios como disminuir el estrés, la ansiedad y por supuesto, además de contribuir a mejorar nuestra salud, poder tener relaciones y vínculos afectivos de manera sana, tanto en el entorno familiar como laboral.

Muchas investigaciones han logrado demostrar que un cociente emocional elevado está asociado a los altos índices, en cuanto a productividad y rendimiento laboral. Esto por supuesto, que te llevará a tener una mejor sueldo, además de la satisfacción que podrías sentir en tu puesto de trabajo. Si consideras que necesitas apoyo para mejorarla, acá te brindamos algunas sugerencias para que la gestiones de la mejor manera:

Cómo mejorar tu cociente emocional a nivel profesional

  1. Descubre e identifica tus emociones: es fundamental que ejercites tu nivel de empatía y para ello es importante que entiendas, o al menos lo intentes, comprender cómo se están sintiendo los demás. Conéctate con tu emocionalidad, incluso si necesitas llorar, demostrar amor, o desahogar tu nivel de rabia, pues todo esto es sano. Aprende a descubrir qué emoción estás sintiendo, y una vez que la hayas identificado podrás investigar el origen de tus emociones negativas, o redirigirlas. Puedes practicar esto creando un diario emocional, y anotando qué desencadena tus emociones.
  2. Comparte tus sentimientos: cuando expresas tus emociones también estás ejecutando un ejercicio que te ayuda a conocerte a ti mismo, y a enlazarte con otras personas, haciendo posible que ellas también se expresen. Sobre todo en el trabajo, es necesario que puedas dar a conocer a otros si te sientes con miedo o con nervios, respecto a un nuevo proyecto, pues, tal vez estés generando estrés y necesites acudir por ayuda, producto del cansancio laboral. Comunicarte asertivamente te será de gran provecho.
  3. Escucha a tus compañeros sin emitir juicios: hablar de tus emociones no es lo único importante, sino cuando eres capaz de abrir tu mente y escuchar a otras personas. Trata de sentirte con optimismo y ganarte la confianza de los demás. La inteligencia emocional de otros suele agradecerse, así que trata de escuchar los problemas o los sentimientos de tus compañeros en la oficina.
  4. Controla el lenguaje de tu cuerpo: el aspecto verbal no es lo único que influye, sino aprender a controlar de la mejor manera el idioma en el cual se expresa tu cuerpo, ya que muchas veces, los gestos suelen expresar más emocionalidad que las mismas palabras, y son capaces de revelar cuando alguien mienten. Mientras mejor manejes tus gestos, lucirás como una persona atractiva y podrás lograr el éxito de manera más rápida. Recuerda lo importante de tus posturas, de tu expresión, el tono de tu voz, entre otros factores.
  5. Opta por una postura abierta: este tipo de posturas, como inclinar el cuerpo hacia la otra persona, o mostrar las palmas de tus manos, son de apertura, te colocan ante el exterior y manifiestan tus sentimientos de calma y bienestar, logrando demostrar que posees seguridad y confianza. Por el contrario, hay otras posturas que demuestran carencia de autoestima o desconfianza, y que son negativas, para efectos de inteligencia emocional, tales como cruzar los brazos o taparse la boca, ya que hacen ver que te proteges.

En todo caso, no siempre es fácil lograr todo esto por sí mismo. Si sientes que necesitas mayor apoyo acá te dejamos algunas recomendaciones de lecturas para que aprendas a sentirte bien contigo misma y generar confianza