Preparar un buen discurso es importante, especialmente si esto lo haces para captar la atención y atraer clientes de calidad. Sin embargo, muchos de los que hemos escuchado sólo logran hacernos dormir. Pues bien, la verdad es que preparar un discurso y mantener a la audiencia despierta no es una tarea fácil. Por eso, el día de hoy, te contaremos cómo preparar una conferencia que sea verdaderamente efectiva.

Para ello, te contaremos primeramente cuáles son los tipos de oradores más aburridos, así procurarás no convertirte en uno de ellos.

Los cuatro tipos de oradores más aburridos

Si lo que deseas es dejar una buena imagen de tu empresa y lograr duplicar los ingresos, debes identificar cuáles son los errores más usuales que terminan por arruinar tus objetivos. Esfuérzate en evitarlos y triunfarás. Por ahora, observa este tipo de oradores de los cuales debes huir cuando te pares a practicar frente al espejo:

  • El “breve”. Este conferencista se gana todos los bostezos de la audiencia. Aunque su promesa es ser breve, la verdad es que aparece con un bosquejo de 40 páginas, letra Time New Roman, número 10, y lo peor: posee la paciencia para leer cada palabra.
  • El protocolario. Este orador se dedica exclusivamente a saludar, agradecer, alabar, felicitar por la presencia a todas las autoridades presentes, incluyendo un mínimo alabo al público en general, para finalmente, terminar diciendo…nada.
  • El lector. Este conferenciante le da la espalda a la audiencia, lo cual le permite hacer una lectura exacta de cada una de las palabras que ha escrito para su presentación, y el texto es tan pequeño que parece, al mirar a la pantalla, una fila de millones de hormigas.
  • El egocéntrico. Este orador se cree el protagonista de todo el panel, no interactúa con la audiencia y se publicita a cada momento: “Yo he venido para hablar de mi libro, soy un buen empresario, mi vida exitosa, mi empresa, mi curriculum”.

Algunas sugerencias para que prepares tu conferencia

Ahora que sabes qué cosas debes evitar, es importante que conozcas algunas sugerencias para que tu conferencia sea amena y valga el esfuerzo escucharla-

El tema

Usualmente, quien te invita como conferencista, te propone el tema sobre el cual debe girar tu discurso. De no ser así, debes investigar qué clase de audiencia tendrá el evento. En base a ello, debes seleccionar un tema que les resulte interesante y que satisfaga las necesidades de tu público.

El guión

Debes elaborar un guión o bosquejo con los puntos a tratar en tu conferencia. Esto te servirá de guía y su necesitas pulir algo, puedes recurrir a información hasta convertirte en un experto.

La presentación

Para hacer la presentación puedes recurrir a Canva, Keynote o Powerpoint, así podrás diseñar algo sencillo. Recuerda escribir sólo pocas palabras, no abuses de ellas, y considera un tamaño que sea amplio. Válete de los esquemas y de las imágenes. Todo tipo de referencia que hagas, debe tener la finalidad de mantener al público en expectativa, despierto. Por ejemplo, si tuvieses que exponer sobre cómo preparar una conferencia, pudieses titularla: “¿Cómo evitar los bostezos del público?” Esto causaría impresión.

Recuerda destacar los datos y la marca de tu negocio. No caigas en el egocentrismo, pero recuerda que estás elaborando un discurso justamente para mejorar su imagen y los contactos deben estar a la vista del público.

El discurso

Este es el punto neurálgico de todo el asunto. Revisa los discursos de oradores fuertes, así como Steve Jobs, o charlas TED. Tal como podrás observar, la presentación solamente servirá de apoyo porque lo más importante es el contenido.

El punto de apoyo más fuerte en el discurso es el storytelling. Es decir, puedes hacer una narración que siga un orden cronológico, apegándote a un discurso con presentación-nudo-desenlace, o puedes redactar una charla que sea circular y termine con la idea con la cual has iniciado. Lo importante es conservar la claridad y el orden.

Cuida muy bien el saludo, porque de entrada, ya muchos tomarán la decisión si continuarán escuchando o si se marcharán, o si por el contrario, permanecerán, pero jugando con el móvil. Para finalizar, resume las ideas más importantes.

Otras sugerencias para elaborar tu discurso son las siguientes:

  • Utiliza palabras fáciles, que no compliquen su pronunciación.
  • Apégate al guión, y conserva sólo lo importante.
  • Utiliza el recurso de dar ejemplos.
  • Habla de manera clara a tu audiencia. No los veas como cosas, sino como personas que están allí para escuchar lo que tienes por decir.
  • Recuerda practicar en tu casa, y calcular el tiempo.
  • Permanece relajado, actúa con naturalidad. Pues, tu cuerpo también se está comunicando.
  • Abre un tiempo al final para que tu audiencia haga preguntas.

Los aspectos técnicos

Pregunta de qué tecnología vas a disponer, cómo será el espacio, pues si la sala es grande, necesitarás probablemente un micrófono. De ser así, trata que sea de corbata, porque te permitirá moverte y podrás hacer menos notorios tus nervios, especialmente si te tiemblan las manos.

Con anterioridad, debes verificar si el internet funciona, así como el proyector. Lo más idóneo es que puedas llevar contigo tu equipo portátil personal, así te asegurarás que tu presentación se verá de forma correcta.