¿Qué dictador le cambió el nombre a un famoso edificio y lo usó para guardar el fruto de sus pillajes?

Napoleón le puso su nombre al Louvre y lo usó para guardar su botín de guerra.