El West Ham se despidió este martes de la mejor forma posible del estadio de Upton Park al derrotar por 3-2 a un Manchester United que ya no depende de sí mismo para lograr plaza de Liga de Campeones.

Después de 2.398 encuentros -el primero una derrota a manos de sus vecinos del Millwall por 0-3 el 1 de septiembre de 1904-, el estadio de Boleyn Ground, conocido por todos como Upton Park, cerró sus puertas este martes con el partido entre West Ham y Manchester United, aplazado por la disputa de ambos de la Copa de Inglaterra (FA Cup).

Los ‘hammers’, en una de las mejores temporadas que de sus últimos años, mantienen vivo el sueño de disputar competición europea la próxima temporada en la que será su nueva casa, el moderno Estadio Olímpico de Londres, con capacidad para 60.000 personas y construido para los Juegos de 2012.

Así, tras 112 años y 4.538 goles, el conjunto por excelencia del este de Londres buscaba, sin uno de sus baluartes, el guardameta español Adrián San Miguel, lesionado, una victoria que diera la despedida que merecía a este emblemático estadio y que lo mantuviera la puja por un puesto de Liga Europa.

El encuentro, que tuvo que retrasarse 45 minutos, hasta las 20:30 hora local (19:30 GMT), después de que el autobús de los ‘diablos rojos’ fuera apedreado a su llegada a Upton Park, comenzó de la mejor manera para los locales, con un tanto a los nueve minutos del delantero Diafra Sakho.

Animados por los 35.000 hinchas que cantaron a viva voz el himno no oficioso “I’m Forever Blowing Bubbles”, los pupilos de Slaven Bilic se adelantaron en el marcador después de que el argentino Manuel Lanzini recibiera el esférico en el costado del área y se lo pusiera a Sakho para que definiera con la zurda al palo derecho de David de Gea.

En la segunda mitad mejoraron los visitantes, ya con Michael Carrick en el campo en sustitución de Morgan Schneiderlin, y a los cinco minutos de la reanudación Anthony Martial logró el 1-1 tras una gran triangulación entre el jovencísimo Marcus Rashford, Juan Mata y el propio internacional francés.

En el minuto 72, los pupilos de Van Gaal se pusieron por delante con el segundo tanto de la noche de Martial: Ander Herrera recuperó en el centro del campo, Mata abrió a Rashford, quien cedió a Martial, que se fue de Winston Reid y superó a Randolph para silenciar Upton Park.

Poco duró la alegría de los ‘diablos rojos’, puesto que el West Ham empató apenas cuatro minutos más tarde merced a un gran cabezazo de Michail Antonio a centro de Dimitri Payet.

Fue Reid, quien falló en el segundo gol del United, el héroe de los ‘hammers’ esta noche al culminar la remontada de los suyos y subir el definitivo 3-2 al marcador tras rematar de cabeza otro buen centro de Payet.

Con todo el estadio de pie, cantando y haciendo las tradicionales pompas de jabón que se ven cada semana en Upton Park, el árbitro decretó el final del partido y el final del camino para el coliseo ‘hammer’ después de 112 años de fútbol.

Con esta victoria, el West Ham se coloca sexto, con 62 puntos, uno menos que el United, que ya no depende de sí mismo para conseguir plaza de Champions League la próxima temporada. EFE