Tras el mal sabor que les quedó en la ida, Villarreal y el mexicano Jonathan dos Santos lucharán por revertir el marcador acumulado contra Huesca este jueves, para así avanzar a octavos de final en Copa del Rey y salvar el honor ante un club de Segunda División.

El pasado 3 de diciembre, se celebró el primer capítulo de este combate en el estadio El Alcoraz con sorpresiva victoria de 3-2 en favor de los “azulgranas” y ahora al “submarino amarillo” se le presentará una ocasión formidable para cobrar revancha, pues tendrá al público de su lado.

El Madrigal será el escenario para el segundo y definitivo choque que otorgará un boleto a la siguiente ronda, y aunque en teoría es el conjunto “groguet” el obligado a seguir en el torneo, su estratega, Marcelino García Toral, prefirió convocar a cuatro juveniles, siendo tres de ellos zagueros.

Para nivelar la poca experiencia de este “póker” de elementos, el timonel español también echará mano de jugadores habituales en su alineación estelar, tal como el propio “Jona”, el capitán Bruno Soriano, Roberto Soldado y el goleador congoleño Cédric Bakambu.

En total será un grupo de 18 integrantes, quienes necesitan revertir esta serie y sacar la casta como lo hicieron la temporada pasada, cuando lograron una histórica participación dentro de la instancia de semifinales.

Además, “Jona” y sus compañeros llegarán a este compromiso aún con una sonrisa en sus labios, pues el fin de semana se impusieron, en este mismo recinto, al Real Madrid en actividad correspondiente a la Liga de España.

Sin embargo, y para variar, el plantel del Villarreal lidia con problemas físicos, los cuales se agravan considerando que en su agenda figuran la participación liguera, en el certamen de “Su Majestad” y en la Europa League.

Por ello, García Toral anticipó “bastantes” cambios en su 11, “los laterales cambiarán seguro, en medio campo también, arriba dependerá de las sensaciones que tengan mañana (jueves). Parece que no será grave lo de Bakambu, esperemos que pueda estar disponible para jugar”, explicó en conferencia.

Así pues, con “la necesidad de ganar, sea el Real Madrid o sea el Huesca”, la entidad “amarilla” se enfrenta a un reto en el cual no tendrá margen de error y donde está llamado a hacer pesar las categorías, pues ese rival que tanto lo complicó en la ida, es uno de los peores equipos en el “circuito de plata”.

NTX