El Sevilla se enfrentará en las semifinales de la Liga Europa al Shkhatar Donetsk con el recuerdo del gol que marcó Andrés Palop frente a los ucranianos en la temporada 2006/07, y el Villarreal vivirá una eliminatoria cargada de misticismo, por uno de los escenarios (Anfield) y por la entidad de su rival, el Liverpool.

Ninguno de los dos equipos españoles quería verse ni en pintura en las semifinales. Tanto Marcos Senna como Monchi, representantes de castellonenses y andaluces en el sorteo respectivamente, lo confirmaron tras conocer el nombre de sus rivales. Los dos querían citarse para la final de Basilea y lograron su objetivo.

Pero antes tendrán que liquidar a un par de equipos complicados, sobre todo el Villarreal, que hasta en cuatro ocasiones se ha quedado en la orilla de una final europea. El Liverpool, renacido gracias al entrenador alemán Jürgen Klopp, será una dura piedra en el camino de los hombres de Marcelino García Toral.

El conjunto inglés se jugará a una carta casi toda la temporada. Fuera de la lucha por la Premier League, la Liga Europa, que da acceso a la Liga de Campeones, es el único recurso que le queda a un equipo que sufrió de manera épica para eliminar al Borussia Dortmund en los cuartos de final.

Sin duda, el 4-3 final que clasificó al Liverpool será el mejor partido de toda esta edición. Y, parte de culpa de ese choque épico la tuvo el estadio de Anfield, donde la magia del fútbol puede aparecer en cualquier momento. El Villarreal tendrá el honor de disfrutar del campo de los “Reds” para intentar alcanzar las semifinales.

El Villarreal acudirá a la cita sin ningún tipo de temor. Si en algo se ha especializado en esta Liga Europa, es en eliminar a equipos de primera categoría. En dieciseisavos dejó fuera al Nápoles, en octavos al Bayer Leverkusen y en cuartos al Sparta Praga.

Por eso, el cuadro de Marcelino mantiene intacto su sueño pese a tener enfrente a un buen rival con figuras como el máximo goleador del Liverpool en la Premier con ocho tantos, el brasileño Roberto Firmino, su compatriota Philippe Coutinho o James Milner.

Mayores opciones de pasar a la final tendrá el Sevilla. A priori, el Shkahtar es un rival inferior y el equipo de Unai Emery debería acceder al partido en el que intentará conseguir su quinta Liga Europa de la historia. Sin embargo, por Sevilla no se confían porque el único antecedente fue muy duro.

En la temporada 2006/07, en octavos de final, Sevilla y Shakhtar se cruzaron en el camino y todo se decidió en un instante mágico del choque de vuelta protagonizado por el portero Andrés Palop.

Después del 2-2 de la ida en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, el equipo andaluz perdía 2-1 en la vuelta y estaba medio eliminado. Entonces, en el tiempo de descuento, apareció Palop para marcar un gol de cabeza que mandó el duelo a la prórroga. En ella, Chevanton hizo el tercero y el Sevilla siguió con vida.

Ese es el espíritu al que se encomendarán los hombres de Emery, que sobreviven sin mucho brillo en la Liga y aún pueden ganar la Copa si vencen al Barcelona en la final. El Shakhtar, con sus brasileños (Taison, Azevedo, Marlos, Fred, Bernard, Wellington o Deitinho) y con jugadores de calidad como Kovalenko, Pyatov o Srna, representará el último escollo sevillista hacia un quinto título histórico.

 

EFE