El alemán Sebastian Vettel se mostró cauteloso sobre el accionar de Ferrari esta temporada, convenido de que han evolucionado pero todavía falta la prueba de fuego, la primera carrera del año que este fin de semana se disputa en Albert Park.Ferrari es la gran apuesta de la parrilla para recortar terreno a unos inalcanzables Mercedes, el equipo italiano ha trabajado duro en invierno, pero para predecir qué puede suceder, Vettel prefiere no arriesgarse y pidió prudencia.

“No tengo la bola de cristal conmigo, así que no puedo predecir cómo será la temporada. Lo que puedo decir es que nuestros competidores son todavía muy fuertes, pero sí creemos que estamos un poco más cerca, especialmente en condiciones de carrera. ¿Cómo de cerca? es difícil de decir”, apuntó.

Para el Gran Premio de Australia, su objetivo es salir a ganar como en cada carrera que compite, su mentalidad de campeón sigue intacta pero sabe que hay una serie de situaciones y regulaciones nuevas, como el cambio en el sistema de calificación, que hacen todavía más difícil tener un pronóstico.

“Espero que al final, el más rápido todavía pueda llegar a la cima, como ha sido siempre en este deporte. Y es de esperar que tendremos tantos coches en pista como solíamos tener en el pasado. Además habrá mucho más que hacer por nuestra parte con las limitaciones de radio”, atajó.

NTX