La tenista estadounidense Venus Williams, octava favorita del Torneo de Wimbledon 2016, agradeció que la alemana Angelique Kerber, cuarta en la siembra, sea su rival para las semifinales del evento, ya que es una deportista que le supondrá dificultad a un paso de la gran final.“Estoy agradecida por la oportunidad de estar aquí, y asumo la siguiente prueba con mucho gusto, no me agradaría que fuera de otra manera, aunque es fácil tener miedo”, confesó en conferencia de prensa.

La norteamericana obtuvo su pase a las semifinales tras siete años de no conseguirlo con victoria 7-6 (7/5) y 6-2 sobre la kazaja Yaroslava Shvedova, cuyo resultado le valió ser reconocida como la mujer más grande en los últimos 22 años, con 36 años de edad, en alcanzar un cupo entre las cuatro mejores del Grand Slam británico.

Al respecto, la mayor de las hermanas Williams aseguró que “a mi edad retirarse habría sido el camino más fácil; sin embargo, yo no tengo tiempo para facilidades, ya que el tenis es un deporte de dificultad”.

De esta forma, la cinco veces ganadora de “Wimby” tendrá una prueba complicada para poder colarse a la gran final por el título británico, y es que tendrá enfrente a la germana Kerber, quien se consagró como campeona del Abierto de Australia en este año.

“Cada juego es diferente, no me gusta compararlos, son diferentes condiciones y con diferentes jugadoras, lo único similar es que siempre busco salir con la victoria”, finalizó.

NTX