La mexicana Demita Vega se va con tranquilidad de los Juegos Olímpicos Río 2016, y aunque mejoró en relación a la cita de Londres 2012, aceptó que hizo falta más para estar entre las 10 mejores.

“Me voy con tranquilidad de haber cumplido con un objetivo, pero no satisfecha con el resultado porque cometí algunas fallas técnicas, hay seguir con el trabajo porque aún espero dar mejores resultados en el siguiente ciclo”, abundó.

Añadió que de este tipo de competencias siempre se aprende y más cuando se han tenido resultados que ponen a la vela mexicana entre los 10 mejores del mundo, “en esta ocasión no se pudo por muchas variantes, pero vamos a seguir con el trabajo”.

Vega de Lille, quien compite en la clase Windsurf, añadió que no es momento de excusas, ya que se sabía de las condiciones de viento y eso fue el principal motivo por el cual no tuvo un buen rendimiento en un deporte en donde la manera de controlar este factor es importante.

A un día de su eliminación del torneo, la competidora asentó que aún tiene tiempo para seguir en este deporte y desde luego pensar en el trabajo rumbo a Tokio 2020, en donde ya no debe tener pretextos, pero sí mucho fogueo para mejorar.

La quintanarroense se situó en el puesto 13 con 147 puntos, en la cual la rusa Stefaniya Elfutina entró en primer sitio a la regata de medallas, seguida de la italiana Flavia Tartaglini y de la española Marina Alabau.

“Ahora tomaré un descanso porque no aguanto la espalda, ha sido mucho tiempo de competencia”, agregó.

 

NTX