El delantero inglés del Leicester City Jamie Vardy ha aceptado la acusación de “conducta impropia” de la Federación Inglesa de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés), según informó este jueves el conjunto inglés.

Vardy, de 29 años, fue expulsado el pasado domingo en el partido de la jornada 33 de la Premier League frente al West Ham (2-2) en casa.

El internacional inglés protestó airadamente al árbitro Jon Moss después de que éste le mostrara la segunda tarjeta amarilla por simular un penalti.

El delantero de los ‘foxes’, líderes de la liga inglesa, podría ser sancionado con un partido de suspensión adicional al encuentro que ya tendrá que cumplir por la expulsión.

Así las cosas, Vardy se perderá el choque de este próximo domingo frente al Swansea y podría no disputar tampoco el partido del domingo 1 de mayo ante el Manchester United en Old Trafford.

El Leicester, por su parte, ha informado mediante un comunicado que ha aceptado la acusación de la FA de “no ser capaz de controlar a sus jugadores”, después de que el árbitro concediera un polémico penalti al West Ham en el minuto 83.

Los ‘foxes’ de Claudio Ranieri marchan en primera posición en la Premier League, con cinco puntos de ventaja sobre su más inmediato perseguidor, el Tottenham Hotspur, a falta de cuatro partidos para que finalice el campeonato: Swansea (casa), Manchester United (fuera), Everton (casa) y Chelsea (fuera). EFE