Pese a que su deseo era el defender lo antes posible la meta del Atlas, algo que no pudo hacer debido a una lesión en la rodilla derecha, el portero Oscar Ustari negó haberse desesperado, y confió que “lo que mal empieza, bien acaba”.“La verdad es que no me pasó (desesperarse), me lo tomé con mucha calma, yo tuve a mi padre enfermo y después de eso las lesiones que me puedan pasar a mi son cosas muy fáciles de llevar adelante, son obstáculos que te ponen a prueba para saber qué es lo que estás o para lo que quieres”, dijo.

El guardameta afirmó que él tiene muy “claro que amo a mi profesión, era un obstáculo que me pusieron y que hoy estoy saliendo”.

“(Había) preocupación porque no podía estar de pie, luego de los estudios, sabía que lo que mal inicia, bien acaba, pero ahora hago mi trabajo”, estableció.

Finalmente, de cara a lo que podría ser su debut en la Copa MX, cuando Atlas visite a Coras Tepic en duelo de vuelta de la Llave Uno, Ustari afirmó que está en condiciones para ser tomado en cuenta.

“Me encuentro bien, mejor de lo que pensábamos todos, sé que con el tiempo iré agarrando ritmo, a lo mejor no estoy al 100 por ciento porque hace cuatro semanas que sucedió esto”, sentenció.

Atlas visitará este martes la Arena Cora para medir fuerzas con el cuadro nayarita en punto de las 18:00 hora local (19:00 del centro de México), en la vuelta de la Llave Uno de la Copa MX.

NTX