La selección de Uruguay entrenó hoy en dos grupos en Phoenix tras la derrota del domingo ante México en una sesión preparatoria en la que Luis Suárez no tocó la pelota.

El delantero del Barcelona solo realizó ejercicios físicos y de trote junto a los kinesiólogos de la selección uruguaya junto a un grupo de trece futbolistas.

En el otro grupo estuvieron los titulares ante México, menos Matías Vecino, que fue expulsado, y que completaron una sesión regenerativa.

Para la tarde de este lunes está previsto el desplazamiento de la delegación uruguaya a Filadelfia, donde el próximo jueves se enfrentará a Venezuela en la segunda jornada del Grupo C de la Copa América. EFE