Un Villarreal con muchos cambios en su once jugó en el Madrigal uno de los mejores partidos del año como local al superar con facilidad a un Levante que puso voluntad, pero al que le faltó el acierto que sí tuvo su rival.

Así, el Villarreal consiguió una de las mayores goleadas de la temporada y alcanzó ya trece partidos sin perder, mientras que el Levante se queda ya muy tocado tras esta derrota.

El partido empezó con ambos equipos con ganas de dominar el partido, y sobre todo de no dejar que su rival tuviera el control inicial. Fueron diez minutos de igualdad, de mucha presión, pero de pocas llegadas al área.

Esta dinámica cambiaría radicalmente en la primera opción para los locales, que con una llegada de Leo Baptistao lograba el primer gol del partido. El delantero brasileño sorprendía con un disparo entre las piernas de Mariño, cuando ya estaba sin ángulo, y el gol desde ahí parecía imposible.

El gol dio tranquilidad a los de Marcelino, que esperaban a su rival y le sorprendían en cada robo de balón con velocidad. Quería el Levante entrar en el partido y lo hacía de forma aseada, pero sin profundidad.

Tan sólo algunas escapadas de Morales, y alguna carrera de Deyverson inquietaban la portería amarilla, pero por contra el Villarreal comenzaba a tener el balón, a lo que sumaba la velocidad de un acertado Baptistao y un muy activo Samu Castillejo.

Así, el centrocampista malagueño estuvo cerca de marcar el segundo a los veinte minutos, pero su disparo se marchaba fuera por poco, una opción que se repetiría a la media hora, cuando una vez más los de Marcelino rompían la línea adelantada del Levante, y que esta vez Castillejo no perdonaría.

Este segundo tanto dejó tocado al Levante, que pudo recibir el tercer gol minutos después, pero el mismo Baptistao, no pudo rematar bien un centro de Bailly que lo había dejado solo ante el portero.

El Levante buscó meterse en el partido, pero Morales con todo a favor y ante Areola quiso definir él y el portero francés salvó un gol cantado, que lo hubiera sido mucho más si hubiera decidido pasarla a un Deyverson que estaba solo y se desesperaba por ello.

Los segundos cuarenta y cinco minutos no pudieron empezar mejor para los de Marcelino, que lograban sólo comenzar el tercer gol del partido. Una salida a la contra con Nahuel tras un saque de esquina del Levante, acababa con un pase perfecto de Nahuel para Adrián, que ante Mariño no perdonaba.

Este tercer gol ya ponía las cosas muy complicadas para un Levante que lo seguía buscando, pero que sufría mucho en cada perdida de balón.

A esa dificultad se le sumaba la expulsión a los diez minutos de David Navarro, que veía la segunda amarilla tras una fea entrada a Baptistao y que dejó al Levante fuera del partido, que con tres goles en contra veía que sus opciones de puntuar se desvanecían.

Esta jugada y el resultado también hizo que el Villarreal bajara su intensidad y controlara ya el partido sin la agresividad de la primera parte y ambos equipos dieron por finiquitado el partido.

– Ficha Técnica:

3 – Villarreal CF: Areola, Bailly, Musacchio (Víctor Ruiz min.46), Bonera, Adrián Marín; Bruno, Trigueros (Pina min.69), Nahuel, Samu Castillejo; Baptistao y Adrián (Bakambu min.72).

0 – Levante UD: Mariño, Lerma, Medjani, Navarro, Toño; Verza, Simao, Morales (Xumetra min.71), Verdu (M. Cuero min.53), Deyverson y Rossi (Camarasa min.54).

Goles: 1-0, min.11 Baptistao. 2-0, min.30: Castillejo. 3-0, min.49: Adrián.

Árbitro: Hernández-Hernández (Las Palmas). Tarjetas para los locales y para los visitantes David Navarro que la vio por dos veces por lo que fue expulsado al minuto 55 de partido, Lerma, Verza,

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 26 de la Liga BBVA, con unos 18.000 espectadores en las gradas, de los cuales con mil eran seguidores del Levante. Terreno de juego en perfectas condiciones. EFE