El Villarreal logró este jueves su primera victoria en la fase de grupos de la Liga Europa de fútbol gracias a un golazo del brasileño Leo Baptistao en el minuto 53 que sirvió para resolver un partido en el que el equipo español se encontró con más complicaciones de las esperadas.

Los de Marcelino fueron de más a menos en un partido que logró desequilibrar un acertado Leo Baptistao. Los castellonenses ansiosos por ganar, no aprovecharon las múltiples ocasiones de que dispusieron y dieron vida a su rival. La segunda parte y tras el gol del delantero brasileño, ya controlaron el partido sin problemas.

La primera parte tuvo dos caras, una para cada equipo. Los locales lo hicieron en los primeros veinticinco minutos, en los que dispusieron de claras ocasiones de gol como para acabar con ventaja clara en el marcador.

Tuvieron claras ocasiones jugadores como Baptistao, Soldado, Samu Castillejo o Nahuel, pero unas veces el portero y otras sus remates defectuosos, no permitieron ganar ventaja.

Jugaba el Villarreal un fútbol alegre y con llegada, que se aprovechaba de la adelantada línea defensiva de su rival. Así tuvo Baptistao un mano a mano que salvó el portero, mientras que Soldado envió fuera dos centros que la grada cantaba como gol.

Pero cuando más controlado parecía el partido y pasada la media hora, despertó el equipo checo, y lo hizo con el balón parado. Los centros al área y los saques de esquina encerraron a los de Marcelino en el área y le alejaron de la portería rival. Con ello los jugadores de Viktoria Plzen recuperaban cerca del área contraria y, acumulaban opciones con centros que exigían a Barbosa y que generaban dudas en los jugadores castellonenses.

La segunda parte comenzó de manera idéntica a como había acabado la segunda parte, con un Villarreal que seguía sin encontrar el control del partido y con su rival cómodo en el campo. Los checos seguían acercándose con claridad a los dominios de Barbosa, lo que seguía generando dudas en los locales.

Pero, curiosamente, si en la primera parte los de Marcelino habían perdonado en sus primeras ocasiones, no lo hicieron en la segunda. Y es que a los ocho minutos, Baptistao hizo en una contra la jugada del partido y tras regatear a dos rivales supo ajustar el balón lejos del alcance de Kozacik. El golazo tranquilizó a los locales, que a partir de esa ventaja empezaron a tener más el balón y a no propiciar salidas de su rival al contragolpe.

Un control que cada vez era más claro y que propiciaba que los castellonenses llegaran con más tranquilidad al área, mientras que los jugadores de Viktoria ya más cansados, les costaba mucho llegar cerca de Mariano Barbosa. Es más, comenzaron a llegar las ocasiones para sentenciar para el Villarreal, pero los delanteros ya no estaban con la frescura como para acertar con la portería.

Además y en la recta final del partido fue expulsado Prochazka, lo que ya acabó por cerrar el encuentro y limitar las opciones de un equipo checo que se vio impotente para robar y poder hacer alguna jugada con peligro.

– Ficha técnica:

1 – Villarreal: Barbosa, Rukavina, Bailly, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Bruno, Jonathan (Trigueros min.75), Nahuel (Samu min. 82), Samu Castillejo; Leo Baptistao y Soldado.

0 – FC Viktoria Plzen: Kozácik, Rajtoral, Baranek, Procházka, Limbersky; Horava, Hrosovsky; Petrzela (Mahmutovic min.75), Kopic (Hejda Min. 81), Kovaric (Vuch min. 86); y Duris.

Goles: 1-0, min.53: Leo Baptistao.

Árbitro: Serdar Gözübüyük (Holanda). Mostró la tarjeta amarilla a los locales Bailly y los visitantes Horava y Prochazka, que volvió a ver otra amarilla por lo que fue expulsado en el minuto 79.

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada de la fase de grupos de la Liga Europa disputado en el estadio El Madrigal, con unos 15.000 espectadores en las gradas y unos 300 aficionados del equipo checo. EFE