El atacante mexicano Ulises Dávila fue incapaz de cambiar el destino de su club, Vitória Setúbal, con su ingreso al minuto 66, pues este domingo fueron vapuleados 5-2 en su visita al Marítimo, por la cuarta fecha de la Liga de Portugal.

El jalisciense arrancó desde el banquillo en este duelo disputado en el estadio Dos Barreiros, donde sus compañeros pasaron de ponerse arriba 0-1 a permitir la humillante voltereta.

La felicidad de los “sadinos” se vivió al minuto 43, cuando Costinha sorprendió al conjunto de casa, el cual sacó la casta para la parte complementaria y no tuvo piedad de sus adversarios.

Rúben Ferreira (47′) y el brasileño Dyego Sousa (56′) le devolvieron la sonrisa al cuadro de Madeira, pero el Setúbal no estaba dispuesto a “tirar la toalla” y su técnico Quim Machado se decantó por darle ingreso a “Uli”, en lugar de André Claro, para tratar de refrescar su estrategia ofensiva.

Sin embargo, el movimiento de nada funcionó porque el armenio Gevorg Ghazaryan se encargó de sepultar cualquier esperanza del Vitória con doblete (71’ y 78’ de penal), el cual significó el 4-1, situación que se agravó aún más para los “sadinos” por la expulsión de Nuno Pinto al 73.

Todavía como patada de ahogado, el surcoreano Hyun-Jun Suk recortó distancias al minuto 81, pero ya fue una reacción muy tardía e incluso en el tiempo agregado, el amazónico Sousa volvió a hacer de las suyas y marcó el 5-2 definitivo (90+2’).

Este doloroso tropiezo dejó a Dávila y sus compañeros con cinco puntos al cabo de cuatro jornadas, por lo cual se rezagaron en el noveno lugar de la clasificación general.

NTX