Para detectar eventuales trampas tecnológicas como motores escondidos en las bicicletas, el gobierno francés anunció hoy la instalación de cámaras térmicas durante la 103 edición del Tour de Francia, que comenzará el próximo sábado.El anuncio, que se aplicará durante todo el recorrido de la carrera que tendrá lugar del 2 al 24 de julio, fue realizado por el secretario de Estado para los Deportes, Thierry Braillard.

De acuerdo con Braillard, las cámaras fueron diseñadas por el Comisariado de la Energía Atómica “a petición del gobierno francés” y permitirán detectar si hay un motor escondido en las bicicletas de quienes participen en la principal prueba ciclista mundial por etapas.

Según las fuentes, las cámaras de detección de calor podrán ser instaladas en motocicletas que acompañarán a los ciclistas durante la prueba o en algunos puntos de las carreteras.

“Quiero conservar el alma del Tour de Francia. Así tenemos un arma para lucha contra el fraude”, declaró a la prensa el director del Tour, Christian Prudhomme.

En enero pasado, una deportista belga fue descalificada durante el campeonato del mundo de ciclo-cross, luego de que se descubriera que llevaba oculto un motor en su bicicleta.

NTX/I/DDR/AES/