El Tottenham conquistó hoy Moscú al derrotar al CSKA (0-1) con un gol del surcoreano Son, que aprovechó un soberbio pase del argentino Lamela y decidió un partido sin apenas ocasiones.

Los pupilos del argentino Mauricio Pochettino se resarcieron así de la sorprendente derrota sufrida en la primera jornada ante el Mónaco.

Los visitantes echaron mucho de menos, especialmente en la primera parte, a su máximo goleador, el internacional ingles Harry Kane, ya que su sustituto, Janssen, pasó totalmente inadvertido.

Éste fue el primer partido de la Liga de Campeones disputado en el estadio Arena CSKA inaugurado recientemente en el corazón de la capital rusa.

Como era de esperar, el equipo londinense salió a dominar el partido desde el primer minuto, mientras que los locales apostaron abiertamente por el contraataque.

Consciente de que su equipo necesitaba puntuar, Pochettino puso en liza un equipo ofensivo con el zurdo Lamela de titular por la banda derecha, decisión que resultó decisiva en la segunda parte.

Los rusos, que empataron en Leverkusen en la primera jornada, tenían la excusa de la baja por lesión de Dzagóev, su jugador más creativo, por lo que el equipo de Leonid Slutski esperó agazapado su oportunidad.

El primer tiempo fue soporífero, ya que los porteros apenas tuvieron que trabajar, con la excepción de alguna jugada a balón parado.

La primera jugada con peligro de la primera parte llegó a la media hora y la tuvo en sus botas el serbio Tosic tras una buena acción por la izquierda de Milánov, pero su disparo se fue por encima del larguero.

El equipo inglés, conocido por jugar al pase y no al patadón, dominó el balón, pero apenas tuvo mordiente en ataque, ya que ni el argentino Lamela por la derecha ni el surcoreano Son encontraron huecos para entrar por las bandas.

Eso sí, la mejor ocasión del primer tiempo fue un soberbio disparo desde fuera del área de Dele Alli, que fue repelido por el larguero (min.34).

La segunda parte arrancó con un disparo envenenado de Son que pasó lamiendo la base de un poste de la portería defendida por Akinféev.

El surcoreano, que ha marcado cuatro goles esta temporada en la liga inglesa, fue el más activo tras la reanudación, aunque pecó de individualismo en varias ocasiones.

Lamela también lo intentó tanto en la banda como por el centro y tuvo en el minuto 67 la oportunidad de inaugurar el marcador, pero su disparo dentro del área salió fuera por poco tras golpear en un contrario.

Precisamente, ambos jugadores protagonizaron el único gol del partido, ya que un magnífico pase entre líneas del argentino dejó solo al surcoreano, que batió en su desesperada salida al guardameta local, que llegó a rozar el esférico (min.71).

Mientras, el marfileño Traore, que sustituyó esta temporada al nigeriano Musa (Leicester), se fajó con los defensas ingleses en la primera parte, pero en la segunda apenas recibió balones.

El resto del partido fue un querer y no poder de los rusos, mientras los ingleses se conformaron con una victoria por la mínima fuera de casa.

El brasileño nacionalizado ruso Mario Fernandes protagonizó la incursión mas peligrosa por la derecha, pero Traore no llegó al remate.

– Ficha Técnica:

0 – CSKA Moscú: Akinféev; Fernandes, V.Berezutsky (A.Berezustky, min.46), Ignashévich, Schénnikov; Wernbloom, Golovin; Yeremenko, Milánov, Tosic (Natkho, min.72); y Traore

1 – Tottenham: Lloris; Trippier, Alderweireld, Vortonghen, Davies; Wanyama, Dele Alli (Winks, min.82), Eriksen; Lamela, Son Heung-Min y Janssen (N’Koudou, min.67).

Gol: 0-1, min.71: Son.

Árbitro: Antonio Mateu Lahoz (ESP). Amonestó a Yeromenko y Wanyama.

Incidencias: partido del Grupo E de la segunda jornada de la Liga de Campeones disputado en el Arena CSKA ante 30.000 espectadores (lleno). EFE