Fernando Torres, delantero del Atlético de Madrid, destacó este miércoles que la final de la Liga de Campeones ante el Real Madrid es el “partido más importante” que ha jugado en su vida, esperó un desenlace “muy bueno” para su equipo y opinó que no cree que “haya ningún atlético que dude” ante ese encuentro.

“Estamos ante una oportunidad que la vida te da y no te da la da muchas veces. El crecimiento de este club en los últimos años es tan grande que dos finales en dos años parecía inimaginable para los que no están en el día a día. ¿Un desenlace? Ojalá sea muy bueno para nosotros”, explicó durante la presentación del libro ‘Fernando Torres, El Niño’, un repaso a su vida a través de cien viñetas ilustradas por Jorge Crespo y publicado por ‘Libros Cúpula’.

“Vemos delante nuestra la oportunidad de escribir una página que aún queda por escribir en la historia del club. Esperamos que esa página tenga un final feliz y que todos los que hemos estado aquí toda la vida hemos soñado en algún momento”, repasó el atacante sobre la final de la Liga de Campeones del 28 de mayo en Milán.

“El partido mas importante que he jugado en mi vida”, según lo calificó Fernando Torres, que lo ha ganado todo a nivel de selección y de clubes pero al que le falta un título con el equipo rojiblanco, el conjunto de su vida, al que llegó con diez años, al que vio como aficionado y al que subió al primer equipo en el curso 2000-2001.

Para esa final, él no ha visto “a ningún atlético que dude”: “Los atléticos están seguros de su equipo, orgullosos de su equipo, saben que juntos somos más fuertes y somos lo que hemos demostrado en el campo. No creo que haya ningún atlético que dude. Ningún atlético cambiaría el rival ni cambiaría lo que ha pasado este año, porque sino no estaríamos en esta situación. Los veo felices, entusiasmados, contentos y con la ilusión que tenemos nosotros”.

También valoró que el “rival en una final es lo de menos”, aunque en este caso sea un derbi: “Al final, lo que importa es el resultado y es lo único que va a quedar en la cabeza de la gente. No importa el rival ni a quién hayas ganado. Al final, tenemos una oportunidad de hacer algo que nunca se ha hecho en este club”.

“Hay una rivalidad con el Real Madrid, pero en Europa eso cambia. No es la semana del derbi. Es diferente. Es una final de la máxima competición que se puede jugar a nivel de clubes. Todos los partidos que se han jugado antes no cuentan. Tenemos dos semanas para preparar el partido muy bien y cuidarlo al detalle. Si le preguntas a cualquier compañero, te diría que ojalá fuera mañana el partido. Las ganas son tremendas”, concluyó.

 

EFE